La alimentación y las emociones

LA ALIMENTACIÓN Y LAS EMOCIONES

(Este post tiene sorpresa al final. No te la pierdas!)

La alimentación es una de las fuentes principales por las que obtenemos prana (energía vital) necesaria para vivir.

Muchas veces confundimos comer con alimentarnos, y es que el acto de comer no tiene por qué alimentar en si mismo. Cada vez existen más productos al alcance de todo el mundo en los supermercados que en verdad están «muertos», no tienen prana, por lo que no alimentan.

¿Te has preguntado alguna vez para qué comemos?

La respuesta es sencilla, comemos para tener una buena calidad de sangre que nutra nuestros órganos a nivel físico manteniéndote así sano pero también que nos nutra a nivel energético con el prana que necesitamos.

¿Cómo afecta a mis emociones lo que como?

Un aspecto importante de los alimentos es que la energía de estos afecta a nuestras emociones, a nuestros pensamientos y a nuestro cuerpo físico.

Al igual que un producto puede generar un tipo de emoción en nosotros, también es frecuente encontrar personas que comen impulsadas por una emoción. Esto hace que entremos en un círculo vicioso que hace que consumamos determinado alimento debido a una emoción y que a su vez ese alimento vuelva a crearla en nosotros.

Es así como entramos en un círculo vicioso del que es difícil salir, sobre todo si no eres consciente de ello. Ya que si tu quieres dejar de sentir rabia, miedo, tristeza pero no sabes que algo de lo que comes la está potenciando seguirás comiéndolo y a la vez frustrándote por no poder generar esas emociones positivas que deseas.

¿Cuáles son los alimentos que me impiden conseguir lo que quiero?

Antes de verlos, debemos tener claro que nuestro organismo siempre va a intentar llegar a un equilibrio energético de forma natural y que como una balanza, si comes alimentos muy extremos, tu cuerpo te pedirá comer alimentos del extremo contrario para compensar esa energía.

Ya no vale decir, «es que el cuerpo me lo pide». Si has comido algo extremo sabes que el cuerpo te pedirá el otro extremo, eso es conciencia. Y desde la conciencia tu puedes elegir si continuar potenciando los extremos de la balanza o ir al centro para mantenerte en equilibrio.

Los alimentos los podemos clasificar según su energía y lo que potencian en nosotros. Existen los de energía extrema yin, los de energía extrema yang y lo de energía y efectos moderados.

Alimentos de energía extrema YIN

Efectos: vibración rápida, efecto rápido, hincha, inflama, expande, enfría, superficial, dispersa.

Ordenadas de mayor a menor grado de energía YIN (las últimas de la lista se aproximan a los alimentos de energía moderada)

  • Drogas
  • Vinagre y alcohol
  • Estimulantes (té, café, bebidas gaseosas azucaradas)
  • Azúcares rápidos (azúcar blanco, moreno, de caña, miel, sirope de arce, helados, fructosa, chocolate..)
  • Algas de lago (espirulina, clorella) y agar agar
  • Levaduras y lacteos blandos (leche, mantequilla, nata, crema, quesos blandos, yogur, kefir)
  • Leche de soja y tofu crudo
  • Especias (curry, pimienta, mostaza..)
  • Hierbas aromáticas
  • Frutas tropicales o locales muy expansivas (plátano, piña, mango, aguacate, coco, papaya, pomelo, ciruela…)
  • Verduras solanáceas y otras muy expansivas (pimiento, tomate, berenjena, patata, espinaca, acelga, champiñon)

Alimentos de energía MODERADA

Efectos: te mantienen equilibrado, con emociones positivas y recargado de energía

Ordenadas de mayor a menor grado (las primera de la lista se aproximan a los alimentos YIN y últimas de la lista se aproximan a los alimentos YANG)

  • Endulzantes naturales moderados (melaza de cebada, melaza de maíz, miel de arroz, amasake, concetrado de frutas naturales).
  • Frutas secas locales sin sulfatos (pasas, albaricoques, orejon, manzana, pera..)
  • Frutas frescas locales y de temporada ( manza, pera, melocotón, níspero, cereza, fresa, sandía, melón..)
  • Semillas y frutos secos (sésamo, girasol, calabaza, almendra, avellana, nuez, cacahuete..)
  • Verduras locales y de temporada.
  • Verduras del mar, algas locales (kombu, wakame, dulse, arame, nori, espagueti de mar..)
  • Leguminosas y proteinas vegetales (lenteja, garbanzo, judía pinta, azuki, alubia, seitan, tempeh, tofu ahumado…)
  • Cereales integrales y pasta integral.
  • Pescado y marisco.

Alimentos de energía extrema YANG

Efectos: vibración lenta, efecto lento, tensa, cierr, acumula, retiene, bloquea, calienta en extremo.

Ordenadas de mayor a menor grado de energía YANG (las últimas de la lista se aproximan a los alimentos de energía moderada)

  • Sal
  • Carne y grasas saturadas
  • Quesos secos y salados
  • Huevos, embutidos, pizzas y horneados
  • Condimentos salados (miso, salsa de soja, tamari, umeboshi…)
alimentacion yin yang

¿Cómo elegir los alimentos?

Si eliges alimentos del grupo de los moderados, tu estado de ánimo será más equilibrado y te sentirás más en calma y recargada de energía. Tu cuerpo no estará estresado intentando compensar los desequilibrios energéticos y te sentirás más saludable.

Lo importante es que cada comida esté equilibrada y que establezcas un menú en función de tus necesidades donde nutrir y aliemntar sean la prioridad.

Mis 5 libros preferidos de alimentación consciente

Sé que este tema es interesantísimo y que cuando empiezas surgen millones de dudas. Hace años que comencé a leer los libros de Montse Bradford, a ir a sus charlas y la verdad es que fue todo un descubrimiento. 

Estos son mis libros de cabecera a los que siempre recurro en temas de alimentación:

Este es uno de mis preferidos. La verdad es que es super completo. Es el libro del que he sacado la información que te he compartido en el post. Además, también te habla de como influyen los tipos de cocción en la energía de los alimentos, como remineralizarte si has estado comiendo «muy de extremos» y necesitas renutrirte, además de que hay montones de recetas y menús para ponerlo todo en práctica.

Mi valoración es ¡Imprescindible!

Este es complementario al anterior. En él descubrirás como hacerte un autodiagnóstico del tipo de alimentación que llevas y el que necesitas para equilibrarte.

Además, se ven en más profundidad la energía de cada alimento y cuáles y de qué manera usar todo esto para conseguir nuestro objetivo: reforzar, remineralizar, nutrir, generar calor, dulzor, depurar, enfriar, activarnos o relajarnos.

Por supuesto, viene con menús y recetas para aplicar en tu día a día.

 

Con este libro aprenderás paso a paso como estar sano y vital. Todo lo visto en los anteriores libros desglosado por pasos y más sencillo para poder ponerlo en práctica de forma fácil.

Si quieres algo práctico, sin complicaciones y con menos teoría este es tu libro. Viene con recetas!

¡Este me encanta! En él nos enseña qué emociones producen los alimentos en nosotros y según cómo te sientes te dice que alimentos deberías evitar y cuáles deberían formar parte de tu dieta. 

Además, aprenderás cómo influyen los alimentos y las emociones en los distintos órganos de tu cuerpo y verás como alimentar a tu cuerpo físico, mental y emocional para que todos estén en equilibrio. 

Si quieres saber datos técnicos de cómo ocurre todo el proceso de alimentarte para mantenerte en equilibrio, este es tu libro. En él te explica con detalle (pero entendible) qué comer, qué no comer, cómo combinar lo alimentos y por qué hacerlo de esa manera desde un punto de vista científico. 

Si de verdad quieres saber la ciencia detrás de la alimentación te lo recomiendo al 100%.

 

Una sorpresa para ti

Si te ha gustado lo que te he contado aquí y tienes ganas de más, tengo una sorpresa para ti! La semana que viene del 22 al 28 de julio mi amiga Venu Sanz ha organizado un Congreso de Alimentación Consciente donde más de 20 expertos estarán compartiendo su experiencia en temas de alimentación saludable.

Y lo genial es que es GRATUITO Y ONLINE!

Y además, ¿sabes quién estará dando una de las conferencias? ¡Montse Bradford!

¿A qué esperas para apuntarte? 

3 comentarios en “La alimentación y las emociones”

Deja un comentario